Archivo de la categoría: Varia

¡Ayúdanos!

Tomeu Orfila, un alumno de la Universidad de la Rioja,  utiliza Aula Z como punto de partida del Trabajo Final del  Máster profesionalizador que está cursando.

Después de haber trabajado en el centro una temporadita, ha llegado el momento de realizar la memoria, en la que persigue los siguientes objetivos específicos (citamos textualmente):

  1. Análisis del grado de satisfacción de los usuarios de la plataforma en relación con la usabilidad, posibilidades de manejo y accesibilidad de la herramienta
  2. Análisis del grado de satisfacción de los contenidos que incluye la plataforma y valoración de la mejora del proceso de enseñanza y aprendizaje en relación con la puesta a disposición del material didáctico
  3. Grado de satisfacción con las herramientas adicionales de la plataforma. Entendiendo como herramientas educativas las que se consideran recursos educativos no didáctico
  4. Análisis de comentarios y propuestas de mejora de la herramienta en base a las opiniones de los usuarios
Estos cuatro objetos específicos están encarados a satisfacer un objetivo general: “analizar y evaluar los distintos usos (y posibles usos) de la herramienta y las aportaciones a la mejora de los procesos de enseñanza y aprendizaje”.
.
Como puede deducirse, las conclusiones que se obtengan de este objetivo general nos puede beneficiar claramente, puesto que, más allá de intuiciones y e-mails de compañeros -a los cuales agradecemos su colaboración-, tendremos unos datos verificables que nos ayudarán a realizar ampliaciones, modificaciones y/o mejoras oportunas y, si fuera necesario, cambios de rumbo sustanciales.
.
Uno de los medios de los que se vale Tomeu Orfila para llevar a cabo dicho estudio es una encuesta, diferenciada entre alumnos y profesores, que utilizan los materiales de Aula Z, por lo que OS ROGAMOS QUE LA REALICÉIS. Aquí la tenéis; basta con que respondáis a la primera cuestión y cliquéis en “continuar”


ó
https://docs.google.com/spreadsheet/embeddedform?formkey=dFI2VmZuRC0tOS0wc0ZfMEdFYWxiWmc6MQ

Anuncios

A los colegas que nos han avisado de enlaces rotos

Ante todo, debemos agradecer a los colegas que nos han mandado un correo advirtiéndonos  de que multitud de enlaces de los blogs de Aula Z estaban rotos. Éramos conscientes de ello, pero cometimos el error de no advertirlo, por lo que pedimos disculpas.

Aula Z es una proyecto que está en perpetua construcción. Todos los veranos nos dedicamos a revisar y modificar los materiales que hemos experimentado durante el curso. Este año, además de  las revisiones y/o modificaciones habituales, estamos ocupados en dos tareas:

  1. La creación de los materiales correspondientes de 3º de la ESO y  2º de Bachillerato, así como la creación de nuevas actividades interactivas.
  2. El cambio de forma de los web-libros, es decir de las unidades didácticas, ya que con los ordenadores del 1*1 nos dimos cuenta que las páginas eran demasiado largas para unas pantallas tan pequeñas, con lo que decidimos que cada epígrafe o apartado de la unidad sería una sola página web y las enlazaríamos todas mediante un índice.

Consecuencias:

  • Tantos materiales y tantos cambios, además de problemas con las imágenes que no sabemos por qué  a veces no se cargaban, nos han obligado a restructurar internamente toda la web para ahorrar espacio (organizar el material en carpetas distintas, cambios de formato de las imágenes, enlaces directos, etc.) .
  • Hay muchos enlaces que están rotos tanto en la web como en los cinco blogs.

Soluciones:

Por lo que respecta a los blogs están ya arreglados los enlaces rotos.

Una vez más, gracias a quien nos ha avisado.

Quien no tiene trabajo, se lo busca.

En catalán existe un expresión que reza: “Qui no té feina, se’n busca“, cuya traducción literal sería: “Quien no tiene trabajo, se lo busca“. Contra lo que pueda parecer, ésta es una frase hecha que se usa irónicamente para reseñar -y a veces, criticar- a aquellas personas que tienen una marcada tendencia a complicarse la vida y, con todos nuestros respetos,  creemos que es fácilmente aplicable a multitud de docentes que en horas libres, fines de semana y vacaciones, en suma, en un tiempo libre  escatimado la mayoría de las veces a la familia, intentan mejorar su trabajo en el aula, casi siempre como Dios les da a entender, por la vía de las tic, las tac o las tuc, que todas merecen respeto por igual.

Aunque suene a pedante -ésta no es nuestra intención-, somos dos de esas docentes que hay por esos mundos que desde hace más de cinco años nos entretenemos a complicarnos la vida, a veces con resultados satisfactorios y otras,…  Una piensa, diseña, elabora proyectos, actividades, maneras de explicar y, sobre todo, aplicar unos contenidos tras los que se esconden unas habilidades, con la mejor de las intenciones, pero no siempre se obtiene el resultado esperado; y lo que es peor: con el grupo A funciona y con el B no, o el curso pasado fue de maravilla y este año no se aprovecha casi nada. Cambian las personas, probablemente difieren los resultados, con lo que vuelta a pensar: en qué ha fallado, por qué, cómo he tenido que modificarlo sobre la marcha,…

¿Por qué tanto esfuerzo y tanto tiempo empleado en ello? Fácil pregunta y, hoy por hoy, sin una respuesta racional y unívoca. ¿Para qué? Más allá, mucho más allá de la propia materia o asignatura, para que un alumnado, a veces poco interesado en los contenidos escolares, adquiera unas competencias que necesitará el día que salga del instituto y tenga que interactuar plenamente en un mundo complejo.

¿A cambio de qué? La respuesta es evidente: no esperamos nada; ningún docente en su sano juicio espera nada. A la Administración le da igual, si es que no le produce resquemor porque no lo puede controlare; algunos de tus compañeros de claustro te miran de soslayo; los padres, depende de si el niño o la niña aprueba, no de que aprehenda; el alumno, con los años te recompensa con un comentario o simplemente contemplando su trayectoria personal, pero ¡qué largo me lo fiais!

De inmediato, la legítima satisfacción al comprobar, mediante contadores y demás artilugios, que hay gente que emplea tu material. Y cuando algún colega, al que no conoces y probablemente no llegarás a conocer nunca, te manda un correo diciéndote que ha utilizado tal o cual actividad o que a partir de tu actividad, él o ella ha ido más allá y ha obtenido resultados aceptables, entonces… en tu fuero interno, te hinchas como un pavo real.

El futuro: Gran hermano.

Todos tenemos compañeros y amigos que no se sabe cómo consiguen chistes, presentaciones y vídeos más o menos graciosos, tras los cuales muchas veces hay una reflexión, irónica o sarcástica, acerca de algún aspecto cotidiano.

Un amigo de éstos ayer me envió por correo eléctrónico el siguiente vídeo de un sketch del actor  José Mota, titulado Hemos fallado, en el que se pone en relación estudios y futuro de los adolescentes.




El vídeo no tiene desperdicio;  a bote pronto ya sé para qué lo voy a utilizar en el aula: para ilustrar una escena cómica basada en la ironía, que en definitiva es lo que es un sketch, y como punto de partida para que mis alumnos elaboren un texto argumentativo y por tanto reflexionen sobre el tema del que trata la escena, que produce una sonrisa amarga, pues aunque sea hiperbólico, no está muy alejado de la realidad: tengo una alumna cuya máxima aspiración es participar en Operación Triunfo; la razón: ganar mucho dinero y ser famoso, por este orden.

Las aspiraciones de esta chica podrían resultar más o menos anecdóticas, si no fuera porque un buen número de sus compañeros  -chicos y chicas, indistintamente- consideran que participar en un reality show no está nada mal, ya que es un medio como cualquier otro para ganar dinero; este fin lo justifica casi todo.

Más cambios: ahora, los blogs

Entre enero y febrero de 2010 pusimos en marcha los cuatro blogs de Aula Z. Dos de ellos,  Cuadernos de Tecnología y Cuadernos de Lengua Castellana, nacieron con una doble intención: por un lado, blog de asignatura; por otro, el medio de publicación de actividades de creación, investigación u opinión de nuestros alumnos. En el Recetario de Aula Z, como su nombre indica, se reunían un conjunto de recetas -breves tutoriales- para desarrollar habilidades y destrezas directamente relacionadas con las competencias básicas. Finalmente, este blog, Cuadernos de Aula Z pretendía ser el aglutinante de los otros tres.

Si durante el verano, modificamos la web de Aula Z para adaptarla a la implantación del 1×1, tal como explicamos en otra entrada, ahora les tocaba el turno a los blog, al percibir después del primer trimestre que el cambio metodológico que introdujimos en la web, se reflejaba sin darnos cuenta en el quehacer cotidiano de las bitácoras, lo cual contradecía las intenciones originarias.

Consecuentemente, optamos por cambiar la orientación, el uso y la finalidad de los Cuadernos de Lengua Castellana los de Tecnología: pasaban a ser blogs de asignatura exclusivamente, con lo que la categoría “Cuéntame en Aula Z” desaparecía como tal. A partir de ahora, la publicación de los “trabajos” de los alumnos  se haría en otro blog: Cuéntame en Aula Z, esta vez en Blogger por no incorporar publicidad y ser más accesible el sistema de publicación de comentarios.

Por otro lado, cuando hemos querido reflexionar acerca de algún tema o aspecto que considerábamos relevante, hemos utilizado este blog, con lo que el pobre empezaba  a resultar un “mix” presuntuoso que servía de poco. Así pues, hemos decidido que deja de ser el aglutinante inicial y pasa a ser el medio de publicación de nuestras ideas y reflexiones.

Sólo el Recetario sigue fiel a la idea original.

Esperemos que hayamos dado con la metodología adecuada y no tengamos que realizar ninguna otra modificación sustancial; reajustes siempre los habrá.

¡Felices fiestas!

Bienvenid@s a Aula Z 2010 – 2011

En la lista de lib ros que el Instituto proporciona a los alumnos al matricularse, se observa que, al igual que en el curso anterior, tampoco figura ninguno de Lengua Castellana  o de Tecnología. En ambas materias, desde hace un par de años, utilizamos para cada unidad didáctica un dosier de clase que el alumno imprimía y en cual figuraba: 

  • la teoría
  • las actividades prácticas o ejercicios
  • actividades peculiares, como webtasks, cazas del tesoro o webquests
  • lecturas y textos.
  • las hojas de co-evaluación

En este curso el material empleado será parecido, pero no idéntico. Los cuadernos de clase contienen única y exclusivamente actividades prácticas y textos. ¿Dónde están, pues, la teoría, las hojas de co-evaluación, las webtasks, las cazas del tesoro, …? En la web de Aula Z.

Como no teníamos nada más que hacer este verano,  nos hemos entretenido a reelaborar la web entera de Aula Z -los cubitos, como la llamaban nuestros alumnos-. En la página principal, ahora hay uno gradote que da vueltas y que se ve mucho y cinco pequeñitos.

Pero no es sólo la forma la que ha cambiado, también la estructuración del contenido y el contenido mismo. Así, se puede encontrar:

  • Una página específica de Lengua Castellana y otra de Tecnología, en las cuales figuran la lista de actividades interactivas, webquests, webtasks, cazas del tesoro y juegos,  presentaciones teóricas, programaciones y la recuperación para los que tienen la asignatura pendiente del curso anterior.
  • Una página con el título de e-Libros, lecturas y textos en la que se encuentra el índice de las unidades didácticas de Tecnología y de Lengua Castellana, clasificadas por curso; es decir, la teoría de ambas asignaturas, además de las lecturas y otros textos que trabajaremos en clase.
  • Cuadernos de Aula Z es un blog que aglutina las bitácoras de Aula Z: Cuadernos de Lengua Castellana y Cuadernos de Tecnología.
  • El Recetario, igual que en años anteriores, es el medio del que nos valemos para aglutinar trucos o indicaciones -tutoriales, en definitiva- para realizar determinadas tareas.

¿Y por qué tantos cambios?

Porque en este curso el Institut Joan Brudieu inicia el proyecto 1×1; por tanto, lo que hemos hecho ha sido preparar todo el material de clase para este cambio metodológico.

Siguiente pregunta lógica: mientras no lleguen los ordenadores, ¿qué haremos? Como en el pasado curso:  cada unidad está diseñada para poderse imprimir, como si de un cuaderno se tratara; la única diferencia con respecto al año anterior es que transitoriamente el alumno tendrá dos cuadernillos: uno de teoría y otro de actividades. Cuando lleguen los ordenadores personales, desaparecerá -salvo que, voluntariamente, no quiera imprimírlo- el cuadernillo de la teoría.

Así que ya se ve, vivimos un momento en que la forma de trabajar en los centros está cambiando y hay que saberse adaptar de la mejor manera posible, amén de las ventajas y posibilidades que este cambio ofrece.

Dicho esto, sólo nos queda desear un

¡feliz curso 2010-2011!